Caravana del Zorro celebra bodas de oro

Autor: nicorleone
Caravana del Zorro celebra bodas de oro

La Ciudad de Esquipulas volverá a estremecerse el próximo sábado con el rugir de las máquinas de los más de 30 mil motociclistas que se calcula participarán en el 50 aniversario de la peregrinación motorizada más grande de Latinoamérica, la Caravana del Zorro.

“Hay caravanas motorizadas con mayores distancias y que duran varios días, pero la del Zorro es la peregrinación religiosa con mayor participación”, recalca Marina López de Zapeta, integrante del comité organizador.

Es cierto, a la mayor parte de los participantes el motor principal que los impulsa es la fe, aunque se unen pequeños grupos que ruedan sus motos atraídos por la excitante experiencia de formar parte de la ruidosa mancha que se mueve sobre los 224 kilómetros de asfalto que separan a la capital y Esquipulas.

Además, el evento no reúne solo a motociclistas, ya que a lo largo del recorrido miles de comunitarios —en especial niños— salen a apostarse curiosos a la orilla de la carretera para saludar a los pilotos, quienes suenan intermitente sus bocinas.

La efervescencia que desatan los peregrinos más ruidosos del Cristo Negro motivó al Ministerio de Cultura y Deportes a otorgarle el reconocimiento de Patrimonio Intangible Cultural de la Nación, justo en la conmemoración de su 50 aniversario.

No es una competencia

Para los organizadores y autoridades ha sido imposible controlar la velocidad a la que se desplazan muchos de los que participan en el recorrido, lo que ha causado accidentes fatales; sin embargo, estos casos son excepciones porque el eje central de la romería —formado por una comitiva en la que viaja Eddy Fernando Villadeleón Poggio, hijo y sucesor de Rubén Villadeleón, el Zorro (QEPD), fundador de la caravana— se desplaza sin apresuramiento, pues como lo reza constantemente el heredero de la tradición, “es peregrinación, no competencia”.

La mayoría de motociclistas transita a velocidad moderada, por lo que la travesía les toma unas 10 horas —sale a las 7.30 de la Plaza de la Constitución y llega a Esquipulas a eso de las 17 horas—.

El poder de la fe

Villadeleón, de 63 años, recuerda cuando la travesía era más complicada, dura y lenta. Cuenta que hasta hace una década la caravana no pasaba del centenar de romeristas, quienes se aventuraban en motocicletas de pequeño cilindraje —100 cc y 125 cc- por carreteras sin mantenimiento, parchadas y con tramos de terracería.

Llegaban polvorientos, extenuados y manchados de grasa, pues tenían que hacer de mecánicos cuando las motos se averiaban. “Eran otros tiempos. En el camino no había esa gama de gasolineras y pinchazos de la actualidad. La fe los hacía cumplir la visita, aunque llegaran molidos”, recuerda Villadeleón, cuyo primer viaje con su padre fue cuando cumplió 24 años.

En 1961, cuando el Zorro y seis de sus amigos emprendieron la primera romería, la situación tuvo que haber sido más difícil. “Pero lo hicieron porque tenían fe”, asevera.

Anécdotas

Quienes participan en el recorrido viven infinidad de anécdotas y vivencias. César Urquizú, quien fue miembro del comité organizador, cuenta que en una ocasión, cuando circulaban por Ipala, Chiquimula, pasaron entre una balacera: “Un comerciante perseguía a un hombre que recién había asaltado su negocio, y en su huida el malhechor se cruzó la carretera y nos dejó a nosotros en medio. Afortunadamente no hubo heridos”.

Su anécdota preferida es cuando la caravana, en el 2005, donó ayuda a la escuela de la colonia Residenciales del Valle, en Esquipulas, pues la caravana ayuda a escuelas pobres.

Como no tenían campana para anunciar el recreo, una niña —Karol Julissa Martínez, entonces de 9 años— se ofrecía para gritar el inicio y final del receso. “Además de mobiliario, se les regaló una campana, y la niña quedó a cargo de ella”, contó Urquizú.

Génesis

Villadeleón asegura que su padre nunca imaginó el impacto que tendría esa travesía. Año tras año se sumaron participantes al grupo, que se nutría principalmente de mensajeros, repartidores y cobradores capitalinos, lo que es comprensible porque se encontraban a diario entre los menesteres de su oficio y se invitaban entre sí.

Pese a ello, en 1987, cuando falleció su padre, la suma de participantes no rebasaba el centenar. De hecho, al año siguiente los integrantes decidieron bautizar la caravana, en memoria del difunto.

“Le decían Zorro porque era muy sagaz. Organizaba la caravana, buscaba hospedajes y restaurantes baratos. Se las ingeniaba para conseguir lo más económico”, refirió Villadeleón.

El grupo siguió creciendo, pero fue a partir del 2005 que empresas privadas empezaron el patrocinio y la participación creció de manera vertiginosa.

Travesía

El arzobispo Óscar Julio Vian Morales, el vicepresidente Rafael Espada y el alcalde capitalino Álvaro Arzú—los dos últimos, amantes de las motocicletas— son esperados para despedir la caravana, a las 7.30 horas.

La actividad, sin embargo, inicia a las 3, con un concierto. Luego, las empresas Masesa y VRC rifarán sendas motos.

La caravana sale por la 7a. avenida hasta cruzar por la Calle Martí, zona 2, y luego enfila por la ruta al Atlántico hasta El Rancho, El Progreso, donde se toma un descanso.

Reanuda el viaje con rumbo a Zacapa y Chiquimula; en esta última hay otro descanso, para luego avanzar a Esquipulas, donde las empresas Honda, Suzuky y Skygo sortearán más motocicletas.

Él número para participar se adquiere al comprar la playera oficial, que cuesta Q40. Héctor Zapeta, del comite organizador, dijo que se puede adquirir en las empresas mencionadas, así como en FPK, Cadisa, Bosh, Mobil Super, Motoroma, Reforma Repuestos, Repuestos Total e Inguat.

En la ruta habrá cuatro puestos de ayuda médica del Ministerio de Salud, en coordinación con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres. El vicepresidente ofreció un corredor aéreo, de dos helicópteros, para asistir emergencias.

Huéspedes

Algunos incidentes suscitados entre peregrinos motorizados y vecinos de Esquipulas han motivado que las autoridades locales y la abadía benedictina, que tiene a su cargo la basílica, restrinjan la hospitalidad hacia la caravana.

Ya no celebran la misa en el atrio del templo, no organizan concierto de música cristiana, no permitirán estacionar motos en los jardines de la basílica y el punto de llegada fue trasladado del costado de la iglesia al campo de la feria.

Sin embargo, comerciantes y vecinos la esperan con entusiasmo. Gamaliel Duarte Nova, miembro de la Cámara de Comercio local, explicó que el que unos cuantos infiltrados se porten mal no le quita calidad al evento. “Los esperamos”, señala.

Jorge Paredes, dueño de un restaurante, indica: “Son bienvenidos, porque es algo vistoso y nos genera ganancias”.

Números trágicos

Bomberos Voluntarios y Municipales, Policías de Transito, Policía Nacional Civil y Ejercito se combinan el 5 y 6 de enero para evitar accidentes viales, los cuales han cobrado la vida de motociclistas en los últimos años.

“Hemos pedido desde hace dos años un acuerdo gubernativo que prohíba la venta de bebidas embriagantes en Esquipulas, para evitar tragedias, pero las empresas productoras de licores y las autoridades y comercios locales no la respetan ni la hacen respetar”, lamenta Villadeleón.

POR E. PAXTOR, M. TOC, C. PAREDES Y L. SIÓN de Prensa Libre

4 Comentarios

  1. Fernando dice:

    hola por lo poco que alcance a leer creo que tienen una fecha mala ya que seria el 5 y 6 de febrero esta en los numeros tragicos.

  2. Buen dia Amigos Organizadores de la Caravana, un saludo de Club de Motociclistas Rebeldes de El Salvador, si pueden hacernos el favor de enviarnosla logistica del Evento para el dia Sábado 5 de Febrero, ya que miembros del Club desean asistir a la Caravana, favor enviarlos a esta direccion
    club_rebeldes_elsalvador@hotmail.com
    Gracias
    F. Jorge Polanco PRESIDENTE CLUB DE MOTOCICLISTAS REBELDES (503) 7499-9847
    F. Gabriel Mata
    SECRETARIO DE COMUNICACIONES

  3. Luis L. dice:

    Bienvenidos señores, ojalá que su estancia en Esquipulas sea placentera y de mucha espiritualidad. Le encargo don alcalde, que esta vez controle más las ventas de licores y cervezas de la localidad. Ud sabe donde están las ventas y cantinas.

  4. esquipultteco dice:

    Tiene razón don Luiz L. ojalá que este año don alcalde coordine la situación de cantinas y venta de licores. O será otro año sin autoridad en el pueblo.