Celebración por Papas Santos

Autor: nicorleone
Celebración por Papas Santos

Autoridades eclesiásticas y fieles de Esquipulas, Chiquimula, harán mañana una serie de actividades para celebrar la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, pues ambos pontífices tuvieron lazos que los unieron con esa ciudad.

Por Edwin Paxtor – Prensa Libre – Una verdadera fiesta religiosa se tiene prevista para mañana, cuando los dos pontífices sean elevados a la categoría de santos en el Vaticano.

El monje Benedictino Jaime Rosa comentó que junto a la feligresía participarán en una caminata que saldrá del parque central de Esquipulas hasta la Basílica, donde se oficiará un misa.

“Estamos muy agradecidos con el papa Juan XXIII, quien realizó las gestiones para elevar el templo al rango de basílica menor. Juan Pablo II llegó a esta tierra para celebrar el cuarto centenario de haber sido entregada la imagen del Cristo Negro, por eso estamos muy contentos de que llegue este día”, resaltó Rosa.

Julio Sagastume, un feligrés, refirió que esta fecha es de fiesta, pues el mismo día dos papas serán canonizados; además, en el acto se contará con el papa emérito, Benedicto XVI, y el papa Francisco.

“En Esquipulas y en Chiquimula estamos muy contentos con este acto único”, añadió Sagastume.

Tomas García, vecino de esta ciudad, indicó que los pontífices tienen los méritos suficientes para ser canonizados y por eso la población de Esquipulas vive una verdadera celebración.

Óscar Díaz, otro residente, dijo que como católicos están entusiasmados porque podrán apreciar una ceremonia inolvidable, pues se reconoce a dos papas que, en distintos momentos, trabajaron para que la Basílica de Esquipulas fuera conocida internacionalmente.

Campana

El sacerdote Hugo David López comentó que en la Basílica hay una campana que conmemora el día que el templo fue elevado a Basílica.

Añadió que la campana tiene la siguiente inscripción: “A la Insigne Basílica Nacional de Nuestro Señor Jesucristo de Esquipulas”, de fecha 16 de abril de 1961.

Según el sitio http://cristonegro.esquipulas.com.gt basado en el libro Historia del Santo Cristo de Esquipulas, de Juan Paz Solórzano, la construcción del templo de Esquipulas fue concluida a finales de 1758 y bendecido en enero de 1759.

Actividades  religiosas

Autoridades eclesiásticas organizaron eventos por la canonización.

Mañana habrá   una procesión  a las 16 horas, en Esquipulas, Chiquimula, que saldrá de la Parroquia Santiago a la Basílica.

A esa hora se espera la participación de miles  de fieles en una caminata que saldrá del parque al templo.

A las 17 horas se oficiará una misa en el atrio de la Basílica,  en acción de gracias por la canonización de los dos pontífices.

Catgorías: Eventos, Religiosos

1 Comentarios

  1. Prensa Libre dice:

    Si hay un lugar de Guatemala en donde se cruzan las aureolas de los dos papas que mañana serán canonizados es en el templo de Esquipulas, Chiquimula, el cual fue elevado a la categoría de Basílica Menor por Juan XXIII, en 1961, y visitado por Juan Pablo II en 1996, durante el segundo de sus tres arribos al país, en conmemoración de los 400 años de veneración del Cristo Negro.

    Entre ambos hechos, separados por 35 años, hay otros eventos y circunstancias que enlazan los legados espirituales de ambos pontífices con Guatemala, en donde existe un colegio de niñas fundado en 1977 con el nombre de Juan XXIII, y creado como orfanato por el cardenal y arzobispo Mario Casariego (1909-1983).

    A Juan Pablo II están dedicados el Hospital Infantil Arquidiocesano —el único del país exclusivamente pediátrico—, el bulevar que sale del aeropuerto La Aurora y también el auditorio de la Renovación Carismática Católica, con capacidad para cuatro mil personas e inaugurado hace una década.

    Declarada basílica

    El 16 de abril de 1961 fue un día de fiesta en el Santuario de Esquipulas, pues el templo fue elevado a la categoría de Basílica Menor, oficializada por la bula pontificia de Juan XXIII, firmada el 27 de enero de aquel año.

    “En uso pleno de nuestra potestad apostólica, elevamos, en virtud de estas letras y a perpetuidad, el Santuario del Santísimo Crucificado de Esquipulas a la dignidad de Basílica Menor, con todos los honores y privilegios litúrgicos”, decía la bula, leída por el obispo coadjutor Mario Casariego.

    La gestión para aquella declaratoria fue efectuada por el arzobispo metropolitano Mariano Rossell y Arellano (1939-1964), quien había sido nombrado en 1956 primer prelado de Esquipulas —de donde era originario— por el papa Pío XII, que falleció el 9 de octubre de 1958.

    Aquí empiezan las coincidencias, pues su sucesor, Juan XXIII, asumió el el 4 de noviembre, y tan solo 57 días después, el 27 de diciembre, consagró como obispo a Casariego, en la Basílica de San Pedro.

    En 1959 llegaron los primeros tres monjes benedictinos, para hacerse cargo de la atención del Santuario de la Villa de Esquipulas, lo cual hacen hasta la fecha, refiere el sacerdote Hugo David López, perteneciente a dicha orden.

    En 1961, en atención a la masiva veneración regional del Cristo de Esquipulas, llega la elevación a basílica, que aún suena en el tañido de una de las campanas del templo, que tiene la inscripción: “A la Insigne Basílica Nacional de Nuestro Señor Jesucristo de Esquipulas. 16 de abril de 1961”, añade López.

    “El santuario estaba bellamente iluminado, pero miles de candelas se consumían en las manos de los feligreses al mismo tiempo. Un coro compuesto por integrantes de colegios católicos de la capital entonaba cantos religiosos”, relata la crónica de Prensa Libre, el 17 de abril de 1961, en la que se detalla la asistencia de los presidentes de Guatemala y El Salvador, así como autoridades religiosas.

    A la muerte de Rosell, en 1964, Casariego asume como arzobispo, cargo en el cual se encuentra cuando Juan Pablo II visita Guatemala por primera vez, del 6 al 9 de marzo de 1983. Por dolencias cardíacas, Casariego muere el 15 de junio de aquel año.

    Entorno histórico

    “Al asumir Juan XXIII, gobernaba en Guatemala el general Miguel Ydígoras Fuentes, quien nombró como embajador ante la Santa Sede a Pedro de Yurrita y Maury, con la misión de impulsar la canonización del Hermano Pedro de Betancur”, recuerda el abogado e historiador Roberto Mayorga. Juan Pablo II concedió la beatificación en 1980 y la canonización, en el 2002.

    Mayorga resalta que el conflicto armado interno de Guatemala comenzó en la década de 1960 y se agudizó en el marco de la Guerra Fría, que fue lo que motivó la encíclica Pacem in Terris (Paz en la Tierra), divulgada por Juan XXIII el 11 de abril de 1963.

    Tan solo dos años antes, en 1961, había ocurrido la fallida invasión a Cuba, patrocinada por EE. UU. y cuyo campo de entrenamiento fue la finca Helvetia, en la costa sur guatemalteca, a lo cual siguió la crisis de los misiles de 1962, por el intento ruso de colocar este tipo de armamento en aquella isla.

    “Por su situación geográfica y la política anticomunista del gobierno ydigorista, Guatemala se hubiera encontrado en grave peligro, de haberse iniciado las hostilidades, por lo que es de suponer que todos los países del área estuvieron presentes en el pensamiento de Juan XXIII”, acota Mayorga.

    Primera visita papal

    Juan Pablo II arriba por primera vez a Guatemala el 6 de marzo de 1983, en un momento crudo del conflicto armado interno, cuando el país era presidido, de facto, por el general Efraín Ríos Montt, quien sería derrocado cinco meses después.

    El Papa solicitó clemencia para unos sentenciados a muerte, pero Ríos Montt ordenó la ejecución inmediata de la condena. Sin embargo, esta medida no ensombreció la bienvenida multitudinaria y la asistencia masiva a la misa en el Campo de Marte.

    En esa ocasión, Juan Pablo II también visitó Quetzaltenango, en donde coronó a la Virgen del Rosario.

    Con el cristo negro

    La segunda visita de Juan Pablo II comienza el 5 de febrero de 1996. El país estaba ya en democracia, pero sumido aún en la guerra interna.

    El 6 de febrero se dirige a Esquipulas —donde se firmaron los acuerdos centroamericanos que condujeron al cese de los conflictos armados en Centroamérica— y ora en la Basílica ante el Cristo Negro, cuyos cuatro siglos de veneración se conmemoraban aquel año.

    “Espero vivamente que Guatemala pueda concluir en un futuro muy próximo el acuerdo definitivo de paz”, exclamó el papa polaco en la homilía de la misa. Los acuerdos de paz se firmaron el 29 de diciembre de aquel año.

    En su última visita, el 29 de julio del 2002, Juan Pablo II, con una salud mermada, pero con el mismo espíritu enérgico, canoniza al venerado Hermano Pedro de San José de Betancur, en una misa celebrada en el Hipódromo del Sur, ante una multitud de fieles.

    Del 25 al 30 de noviembre se produce un último acto que vincula a Juan Pablo II con el país: la celebración del II Encuentro Pastoral Americano y Quinto Latinoamericano “para el cual, con el apoyo de monseñor Rodolfo Quezada Toruño, se aceleraron los trabajos de construcción del auditorio de la Renovación Carismática Católica (RCC), en la zona 3 de Mixco, que fue bautizado como Juan Pablo II”, cuenta Sheny de Góngora, de esa entidad religiosa. Tan solo cuatro meses después, el sábado 2 abril del 2005, fallece este papa, en la víspera de la solemnidad de la Divina Misericordia, la misma durante la cual será canonizado, mañana, junto con Juan XXIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>