ÉPOCA DE PROCESIONES.

Autor: admin

Guatemala, país de arraigadas tradiciones se prepara, con fe y devoción, para celebrar el gran acontecimiento del mundo cristiano: la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
Durante la Semana Santa los guatemaltecos tenemos el privilegio de vivir las más fervorosas manifestaciones de fe, especialmente a través de los majestuosos cortejos procesionales que recorren calles y avenidas, de pueblos y ciudades, llevando el mensaje salvador del Dios hecho hombre que redime, a través de su sacrificio en la cruz, el pecado de la humanidad.
Las procesiones constituyen una tradición heredada de los españoles. La primera procesión que recorrió suelo patrio, lo hizo por las calles de la ciudad de Santiago de los Caballeros, hoy Antigua Guatemala, el 10 de marzo de 1543.
En Esquipulas esta celebración lleva ya muchos años de realizarse; a un principio a través de la Hermandad del Señor de Esquipulas, y en los últimos años por medio de un Comité Parroquial.
Cuando la ya desaparecida Hermandad inició sus actividades, dicha organización era presidida por los hermanos Mariano y Maximiliano Muñoz, quienes traían a personas de la ciudad capital de Guatemala para encargarles la decoración de las andas. Posteriormente, en una elección especial realizada en el interior de la Iglesia Parroquial Santiago, siendo el actual Abad Héctor Sosa Paz, el párroco, los feligreses eligieron como presidente de la Hermandad al pintor Mario Salazar Grande.
Desde su elección, Mario dio impulso tanto a la procesión del nueve de marzo como a las de Semana Santa. Con antelación el famoso pintor elaboraba los bocetos de lo que serían las alegorías de las diferentes andas que saldrían en procesión durante la Semana Mayor. Éstas estaban llenas de colorido, riqueza natural y artificial, e imaginería, tanto perteneciente a la Iglesia como a la Basíla, y en algunos casos, elaboradas por las manos del artista.
Cada corteje procesional llevaba un mensaje bíblico del Antiguo o Nuevo Testamento, el cual daba la pauta para comprender el significado de la alegoría.
Recuerodo haber visto en una ocasión el Arca de la Alianza custodiada por querubines, un volcán en plena erupción y simulación de construcciones que imaginariamente nos trasladaban a la Villa Dolorosa. Además, los cortejos procesionales eran acompañados por la banda de música local o por la de Quezaltepeque y Chiquimula.
Para la procesión del Santo Entierro, personalidades de nuestro pueblo, vistiendo traje completo color negro, cargaban devotamente al Cristo Yacente, como una muestra de respeto y fervorosa entrega, en aquellas horas de dolor.
Fueron muchas las personas que colaboraron con Mario Salazar Grande en la elaboración de las andas; entre ellas recuerdo a: Maricela de Pérez, Alfredo Montoya, Manuel Leiva Guzmán, Carlos Melchor, Augusto Rodríguez, Efraín Murcia López, Hugo Alejandro Murcia López, Mardoqueo, Cristina Castellón y Humberto Cerón, entre muchos otros.
Las procesiones de Semana Santa son manifestaciones de religiosidad popular que constituyen parte importante de nuestra cultura y, una oportunidad para acrecentar nuestra fe. Esta es una de las tantas razones por la cual a la Seman Santa se le ha declarado: Patrimonio Intangible de la Nación.

Por Guilver Salazar.

1 Comentarios

  1. manuel leiva guzmán dice:

    Gracias Prof. Guilver por valorar el trabajo que realizan muchas personas al elaborar las andas de Semana Santa, es un trabajo agotador pero gratificante, Usted Prof. Guilver, tambien aportó mucho para que las andas lucieran muy bonitas hace algunos años… Gracias por escribir para esta pagina, muchas de las cosas que escribe me recuerda mi niñez y juventud, la cual compartimos durante muchos años y me siento orgulloso de ser siempre su amigo. att. Manuel de Jesús Leiva Guzmán