ARROYUELO

Autor: admin

SONETO

Baja cantando el feliz arroyuelo

Salpicando a su paso de los tallos la flor,

Y es de la montaña el gentil reyezuelo

Que no sabe de penas, tristeza o dolor.

Yo lo veo alejarse como lágrima pura

Sobre el lecho sagrado del senil arenal,

Y su líquido canto, esa extraña obertura

Es el eco de un beso, lejano y sensual…

Y al llegar a las aguas azules

Del lago dichoso que mece entre tules

Yo el poeta bendigo esas ondas,

Pues bajaron alegres entre flor y espadañas

De lejanas y agrestes y umbrías montañas

Retratando a su paso las miríficas frondas.

 

Por Juan Pablo Espino Villela

1 Comentarios

  1. Luis Felipe Garzona López dice:

    Adelante, mi hermano en las letras. Hay que seguir bebiendo en la jícara de la poesía esa vitamina que necesita el alma para sentirse libre. Felicitaciones por su soneto. En estos últimos tiempos de la antipoesía, es ya muy raro leer un soneto. Lo que abunda son las muecas de dos o tres líneas, a las cuales les llaman poesía.