Conforme

Autor: admin

El conformismo es uno de los mayores peligros de nuestro tiempo. Quedarnos en la situación en la que estamos, sin ánimos de cambiar, sin mayores perspectivas que la de mantenernos dentro del círculo de nuestra comodidad. ¡Qué tragedia!

Sucede cuando el estudiante se alegra por aprobar con la nota suficiente. Ocurre cuando el empleado se contenta sólo con saber cómo hacer su trabajo, sin tomar interés por conocer otras áreas de la empresa. Pasa cuando el matrimonio se amolda a la rutina diaria y la vida queda en control de la costumbre cotidiana.

¡Cuánto debemos batallar con el conformismo a nivel personal!

Me avergüenza recordar las incontables ocasiones en las que opté por conformarme con resultados menores, y no llegar hasta el fondo de la cuestión. Las veces en que elegí lo bueno, en detrimento de lo mejor. Los momentos en que acaricié verdades que podrían haber cambiado el rumbo de mis planes, y no tomé ninguna decisión al respecto.

Está claro que sería difícil encontrar a alguien que acepte denominarse como una persona “conformista”. Sin embargo, día a día convivimos con el “conformista” que llevamos dentro. Sí, aunque suene duro admitirlo (y no le guste a nuestro ego), nuestra tendencia natural y humana es proclive a la inercia sustentada por el “facilismo” y la mediocridad.

Por eso me encanta la cita que mi amigo, el psicólogo Gustavo Bedrossián, suele compartir en sus artículos electrónicos semanales: "La vida es una aventura atrevida o no es nada" (Hellen Keller).

Entiéndame bien: no es mi intención hacer una apología del “exitismo”. Tampoco quisiera que usted piense que abogo por una vida inconformista, es decir, transformarnos en personas que estamos disconformes con todo, siempre renegando y nunca satisfechos. ¡Por favor! ¡Nada más lejos de eso!

Varios siglos atrás, San Pablo recomendó: “cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto”. Romanos 12.2 (TLA).

Lo que quiero establecer aquí es que precisamos vencer nuestros temores e ir más allá del sopor de la comodidad. Por eso, este fin de semana se nos presenta como una nueva posibilidad para realizar un balance que nos permita equilibrar nuestra vida pública y privada, yendo desde el conformismo hacia la conformidad de nuestro ser.

¡Buen Fin de Semana!

CRISTIAN FRANCO

Catgorías: Noticias

3 Comentarios

  1. mar dice:

    me lleva al fondo! Es super dificil poder salir de ese conformismo, no se porque? Porque se nos hace tan dificil, pero me gustaria saber como puedo encontrar esa fuerza, para salir de eso, lo que me hace dano, de lo que no estoy conforme, eso que me cauusa insatisfaccion dia con dia, como??

  2. MARTHA MEJIA dice:

    Hum es un buen tema?? pero quien no e s conformista en este tiempo?La dama que se conforma con el marido borracho que llega cada noche oliendo a rayos? el Caballero celoso que moreteea a apalos a la esposa por celos///? el viudo que piensa por que laprimera se murio su vida ya no vale un pimiento?..o bisiberza} o el diborciado por que cree que un fracazo le arruino la vida.. y se niega el derecho a ser feliz castigando a su cuerpo con el abandono y dejando que los anos lo consuman?hum??? es dificil decir creo que todos lo somos especialmente por el amiedo a ver que si podemos llegar .. alo lo desconosido alo exesplicable. conformismo o deprecion? o inseguridad?falta de autoestima? o fanatico a que sientan lastima de ti mismo? hum.. mientras son peras o son manzanas creo que todos somos eso? por cobardia creo?…saludos califas por aca.

  3. Luis Antonio Guillén G. dice:

    pienso que el conformismo, es efecto de la falta de autoestima, estamos bien dañados por nuestro ambiente en el cual crecimos, nadie nos valoró y nosotros nos acabamos de fregar mas, no somos capaces de autoestimarnos. Si nosotros luchamos por valorarnos y aceptar que somos instrumentos de cambio en nuestra sociedad, entonces seremos inconformes, es decir nuestra lucha ya no será por cambiar nosotros, sino hacer mejor la vida de los demas, allí encontraremos el sentido de vivir. Cuando me amo asi mismo y amo a los demás, la consecuencia es clara, una vida verdadera, una vida permanentemente activa, sin limitaciones. Que buen tema que publicaron hoy, la verdad nunca se me había ocurrido entra aquí.