El Robo del Niño

Autor: admin

Esta tradición también ya casi desaparecida tiene mucha relación con los nacimientos. Consistía en que a media noche de Nochebuena, mientras familiares e invitados se ocupaban de darse el abrazo de Navidad, en comerse el tamal y tomarse la tasa de ponche, algún visitante, en contubernio con otros amigos, “robaba” al Niño Dios del Nacimiento y se lo llevaba para su casa o casa determinada previamente.

Todo era un misterio y era hasta unos ocho días antes del Día de la Virgen de Candelaria que el “ladrón” le comunicaba a la familia dueña del Niño Dios que él lo tenía y se preparaba la fiesta de la devolución el 2 de febrero, con una procesión que iba de la casa del “ladrón” a la casa de los dueños del Niño. Con el mismo estilo de las Posadas, los adultos y los niños que acompañaban la procesión cantaban villancicos, tocaban tambores, pitos y caparazones de tortugas, y llevaban velas y faroles encendidos. En la casa del Niño, al recibirlo, rezaban, cantaban, repartían ponche y había fiesta.

En Esquipulas, aún se roban algunos niños y de manera privada se hace una fiesta donde se infringen castigos a los ladrones, algunas veces con el apoyo de la policía son conducidos hasta la casa de los ofendidos y allí pagan por la afrenta.

Se de un Niño Dios que ha sido robado y conozco a uno de los ladrones, se me informará cuando será entregado y publicaré lo acontecido de esta tradición de navidad.

Catgorías: Noticias

Los comentarios están cerrados.