Epístola Sepulcral

Autor: admin

Aburrida y cansada de mirar por esa puerta

Por la que huiste sin volver la cara,

Envíote esta carta cuando pálida y alerta

Sonríeme la muerte, misteriosa y rara.

No es que pretenda con mi cara importunarte

Ni quiero que revivan mis recuerdos tus dolores,

Sólo pretendo en esta carta mal escrita recordarte

Que tuya es aún la palidez de mis amores.

Tampoco quiero recordarte aquellas horas

Cuando temblando de pasión ante mi ser fingías,

Que eran mías tus palabras seductoras

Y los versos de amor que sollozando me leías.

¿En dónde están ahora tus promesas vanas?

¿En dónde el nido que en sueños me pintaste,

La casa blanca con jardín y mil ventanas,

El niño hermoso como un lirio que soñaste

Y el ave extraña cantando en las mañanas?

Todo fue un sueño entre los dos. Una aventura

En la que di a tus ansias lo mejor de mi existencia,

En la que ciega der amor y de locura

Te di las mieles de mi fe y mi inocencia.

Todo ha pasado ya. Guarda esta carta

Fiel mensajera del amor que un día te tuve;

Yo, me preparo a encaminarme con la parca

Por los senderos que jamás contigo anduve.

juan pablo espino Nota: este poema fue escrito en 1973, con motivo del deceso de la joven Aracely de María Duque, entonces novia del poeta. Entre los bohemios y amantes de la poesía de aquellos años, este fue uno de los poemas más famosos.

La poesía del poeta Juan Pablo Espino casi siempre está salpicada de tragedia y dramatismo, al extremo que en su ciudad natal Chiquimula se le conocía como el poeta macabro.

Los comentarios están cerrados.