La modernidad se abre paso.

Autor: admin
Aquí estuvo la casa de Don Jose Luis Rodríguez

Aquí estuvo la casa de Don Jose Luis Rodríguez

Allá por los años 1560, un grupo de Españoles fundó la Villa de Esquipulas y desde allí se desprenden tantas historias en esta tierra bendita, centro religioso, centro comercial y por su ubicación fronteriza con sus típicas situaciones de todas las fronteras del mundo.
El centro histórico de la ciudad, con sus casas de adobe y teja que rodean la antiquísima Parroquia Santiago, hogar del Patrono de la ciudad, gradualmente está cediendo espacio a la modernidad, a las construcciones nuevas con diseños contemporáneos.
El viejo edificio municipal, que al parecer un conserva sus paredes intactas, ha albergado cuarteles militares, de policía, ha sido cárcel, poste municipal, hasta corral donde se han realizado jaripeos, cancha de baloncesto entre otros deportes, etc, es testigo mudo de la historia del pueblo.
El área del parque a{un conserva su aura de tranquilidad luego del crepúsculo y sus serenos amaneceres es una bendición para quienes residen en sus alrededores.
Hace pocos días fue demolida la casa de uno de los mejores amigos de mi padre, el era el honorable caballero Don José Luis Rodríguez Quiroa, padre de mi amiga Marilú.
Escribir este post solo tiene como objetivo recordar un poco de la niñez de quienes jugamos alguna vez frente a esta casa, donde aún existen los antañones almendros.
Sin entrar en la nostalgia, vemos que poco a poco se van borrando los recuerdos físicos de la Esquipulas antigua y que desde la década de los 80s el crecimiento de la ciudad va a un ritmo vertiginoso y que la pequeña Villa de Santiago de los Caballeros de Esquipulas se ha convertido en una ciudad cosmopolita que demanda atención sobre todo en el ordenamiento territorial so riesgo que convertirse en un centro urbano caótico que haga que sus habitantes tengan una vida similar a las mas desordenadas metrópolis modernas.

Catgorías: Noticias

4 Comentarios

  1. Otto Paz dice:

    Bueno esa casa que un dia fuera de Don Jose Luis Rodriguez, fue en los 70′s la lecheria, en los 80′s el destacamento militar y en los 90′s el colegio Bethel, valla que no se les ocurrio botar los almendros porque sino se hubieran llevado tantos recuerdos, abajo de el jugamos cincos, bailamos trompos, jugamos al escondite, desconectas, jugamos a la lleva, quemamos cuetes, alli debajo le mordio la oreja el Oso a Victor Hugo, alli me recuerdo que tambien Alvaro le devolvio un cohetillo encendido a Victor Hugo y bunnn!! que le revento en el pecho, ahh tantos recuerdos de ese barrio, pero el tiempo pasa y con el siempre vendran miles de cambios.

  2. Pepe Guzman dice:

    Yo recuerdo cuando niño, mi mama y mis hermanos veniamos a visitar a mi papá Luis Roberto Guzmàn (Tito Músico) cuando era jefe de la agencia Bandesa localizada en la Calle Real ubicada en la casa de Don Chema Rosa, alla por finales de los 70s y principios de los 80s. Al pararme y observar esa misma arteria recuerdo de aquellos tiempos una perspectiva tan típica como lo eran las casas de adobe y teja con los corredores externos, paisaje urbano esquipulteco que hoy apreciamos en fotos históricas de aquellos tiempos o pinturas de cómo pudo haber sido la realidad y que ahora todos añoramos. Mientras esperabamos que mi papa saliera del trabajo ibamos a dar una vuelta por la Parroquia y caminabamos por sus calles empedradas… tan bonitas! Fue entonces que conoci la famosa casa de Monseñor Mariano Rossell y mi mama descansaba bajo los almendros frente a la casa de Don Jose Luis Rodriguez, mientras con mis hermanos imparables no dejabamos de sudar y correr. Cuando llegaba la hora, pasabamos trayendo a mi papa al Banco dando el respectivo y tradicional saludo a don Marcial Vega en su taller de costura con corredor externo, que lamentablemente tuvieron que demoler y hoy es un terreno de esquina donde para la temporada de feria instalan una molienda los estudiantes de Chanmagua. Posteriormente nos dirigiamos a la Basilica para visitar al Señor Crucificado, el Cristo Moreno. Años despues, mi hermana Marieta se casó con un esquipulteco y su boda civil fue realizada en una antañona casa de adobe y teja frente a Plaza La Marimba en la esquina de la Calle Real y 3a calle, donde el Dr Mena vivía y tenía su clinica médica, hoy propiedad del sr Victor Hugo Espinosa.
    Recordar es bello y transmitir la historia enriquece los valores culturales de un pueblo. Hoy veo con alegria que hay varias construcciones modernas especialmente en el Centro Historico, Calle Real y Boulevard Quirio Cataño (mal llamado Doble Via) que sus diseños emplean ventanas o puertas arqueadas y las tejas tipo acrílica decoran sus fachadas con colores típicos de la época antigua. Tal como lo dice este blog: La modernidad se abre paso; pero que sea para dar fuerza a nuestras raices y fortelecer nuestros valores para proyectarlos a nuestros vecinos y visitantes.

  3. Jose Lopez dice:

    que haya modernidad no quiere decir que se destruyan los hermosos estilos antiguos de las casas, al contrario, lo ideal serìa restaurarlas y reforzarlas con los nuevos materiales de construir pero dejando el mismo estilo de las puertas, ventanas, balcones, incluso pilas y patios. No hay nada mas feo que ver una plaza antes tuvo construcciones antiguas, llena de casa corrientes sin ninguna gracia.

  4. Pepe Guzman dice:

    Alguien puede apoyarme en datos de los dos puentes de la Calle Real?; sé que se les conoce como Puente Chiquito y Puente Grande… pero, son esos sus nombres oficiales?, cuando se contruyeron? He leido varios libros en relación a la habilitación de dicha arteria que enlaza la Parroquia con la construcción de la Basilica y lo necesario de la construcción de estos dos puentes por las dos quebradas de rio que existian, pero no espefica fechas.