Les anuncio una gran noticia!

Autor: El Mensajero

Hoy en la Ciudad de Belén les ha nacido un Salvador, el Mesías, el Salvador.

El Nacimiento del Redentor

Con estas emotivas palabras comenzó el Santo Padre Benedicto XVI su mensaje de bendición para la Ciudad y para el Mundo “Urbi et Orbi” el dia de Navidad. En su saludo pronunciado en 33 idiomas el Papa pedía a la humanidad que acepte el mensaje del Niño Dios recién nacido. Decía el Papa:

¡Despierta, hombre del tercer milenio! En Navidad, el Omnipotente se hace niño y pide ayuda y protección; su modo de ser Dios pone en crisis nuestro modo de ser hombres; su llamar a nuestras puertas nos interpela, interpela nuestra libertad y nos pide que revisemos nuestra relación con la vida y nuestro modo de concebirla.

Recordaba también el Papa Benedicto XVI la importancia de la vida espiritual en cada uno de nosotros como una forma de estar en contacto con Dios. Cuando esa íntima relación se pierde todo en nuestra vida se convierte en un vacío.

(…) No obstante, el hombre de la era tecnológica, si se encamina hacia una atrofia espiritual y a un vacío del corazón, corre el riesgo de ser víctima de los mismos éxitos de su inteligencia y de los resultados de sus capacidades operativas. Por eso es importante que abra la propia mente y el propio corazón a la Navidad de Cristo, acontecimiento de salvación capaz de imprimir renovada esperanza a la existencia de todo ser humano (…)

Santo Padre Benedicto XVI el día de Navidad con una bendición especial para Ud.!

Hombre moderno, adulto y, sin embargo, a veces débil en el pensamiento y en la voluntad, ¡déjate llevar de la mano por el Niño de Belén, no temas, fíate de Él! La fuerza vivificante de su luz te alienta a comprometerte en la construcción de un nuevo orden mundial fundado sobre relaciones éticas y económicas justas. Su amor guía a los pueblos y esclarece su conciencia común de ser «familia» llamada a construir vínculos de confianza y de ayuda mutua. Una humanidad unida podrá afrontar los numerosos y preocupantes problemas del momento actual: desde la acechanza terrorista a las condiciones de pobreza humillante en la que viven millones de seres humanos, desde la proliferación de las armas a las pandemias y al deterioro ambiental que amenaza el futuro del planeta.

Terminaba su discurso el Papa invitando a una confianza total en el Niño Salvador que nos ha nacido, una confianza que nos empuja a tomarlo de la mano y a dejarnos guiar por El.

En Navidad nuestro espíritu se abre a la esperanza contemplando la gloria divina escondida en la pobreza de un Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre: es el Creador del universo reducido a la impotencia de un recién nacido. Aceptar esta paradoja, la paradoja de la Navidad, es descubrir la Verdad que nos hace libres y el amor que transforma la existencia. En la noche de Belén, el Redentor se hace uno de nosotros, para ser compañero nuestro en los caminos insidiosos de la historia. Tomemos la mano que Él nos tiende: es una mano que nada nos quiere quitar, sino sólo dar.

Deseo para usted la mejor de las Navidad. Recuerde que NAVIDAD es un encuentro con aquel que lo dejó todo en el cielo y bajó a la tierra para compartir con nosotros nuestra vida mortal.

Que el Niño Dios les bendiga.

El Mensajero

Catgorías: Noticias, Religion

Los comentarios están cerrados.