María Arévalo está enferma

Autor: nicorleone

Recluida en su casa ubicada en Loma Linda y viviendo las dolencias y malestares de un cáncer avanzado, María Arévalo es otra mujer que nos enseña la valentía y realismo con que se deben enfrentar las cosas, no importando lo complicado y difíciles que sean.

Está sentada en su cama, visiblemente mala, las evidencias saltan a la vista, sin embargo muestra un carácter alegre, cuenta anécdotas de su vida, a veces parece que exagerara; recuerda pasajes de la vida del pueblo, menciona a personas con sus nombres y fechas; recuerda momentos felices de su vida, de fiestas, de festejos, de reuniones familiares; cuenta también los momentos nebulosos que vivió en su alcoholismo, cuenta pasajes crudos sin inmutarse.

María Arévalo afirma que le quedan pocos días de vida pero le pide a Dios que le permita vivir esta navidad. ¡Le encanta la navidad! Ya tiene su arbolito y lo está adornando poco a poco.

Le da gusto que la visiten. Siempre hay alguien con ella. Está preparada para recibir a sus visitas. Bien arreglada, su pelo bien peinado, una cinta rosada le cubre la frente y parte del pelo. Sus mejías tienen rubor. Se ha pintado los labios y los ojos. ¡Está bien maquillada! Su ropa limpia. Su falda un tanto atrevida, como siempre. ¡Da gusto saludar a la María!

María Arévalo está enferma. Muy enferma. Muy íntimamente le pido a Dios que le conceda la gracia de vivir la próxima navidad como ella quiere. Pienso llevarle un regalo, pero me detengo a pensar, ¿Qué le puedo llevar? Un poco de fruta le caería bien, pero tal como lo vi, creo que le agrada más recibir unos centavos porque dice que quiere tener dinero para que la entierren porque no desea poner en problemas económicos a su familia.

Si usted abre un pequeño espacio en su delicado tiempo le pido que visite a María Arévalo. Dios le pagará su bondadosa acción.

Por Alfonso López

Catgorías: Mujer, Noticias

Los comentarios están cerrados.