Me acuerdo

Autor: nicorleone
Me acuerdo

Me acuerdo cuando Esquipulas era visitado por miles de personas, invadían la ciudad, compraban, y la economía de la ciudad parecía crecer. La Basílica y su parque eran multicolores, parecía una metrópoli. Sobre las cabezas, se vislumbraban unos rostros, europeos o norteamericanos, no lo sé.

Me acuerdo cuando el atrio de la Basílica era de ladrillos, marcados por muchas huellas de zapatos, incluyendo una mía. Me acuerdo cuando los peregrinos inundaban de velas su interior, se tapizaba el piso de cera, dándole trabajo a muchas personas y sus espátulas, pero también se oscurecían sus paredes.

Me acuerdo cuando los sanitarios de la Basílica destinados para los peregrinos eran estilo francés, (una zanja en el piso), por eso los franceses eran buenos arqueros.

Me acuerdo cuando los guardianes de la Basílica perseguían a los que invadían el parque en sus bicicletas, a los enamorados que se besuqueaban en los rincones y a los que jugábamos con los aspersores de agua.

Me acuerdo cuando el hermano Esteban regalaba collares a las niñas para el 12 de diciembre y a los niños nos regalaba naranjas Washington. También me acuerdo cuando los de la Caravana del Zorro eran solamente 12. Me acuerdo cuando los penitentes llegaban hasta el santuario de rodillas, y sus familiares desplegaban un trabajo en equipo para acarrear las toallas.

Me acuerdo que conocí cada rincón de la Basílica, sus bordes arquitectónicos, ribetes, orlas, franjas, adornos, esculturas y tallados de madera, mucho antes de saber que era estilo barroco.

“Me acuerdo cuando el Cristo Negro no tenía camarín, lo toqué y estaba tibio, excepto las otras imágenes que estaban frías. También me acuerdo que me retiré de ahí sin darle la espalda al Cristo y mi fe me decía que Él me escuchaba y que me respondía al oído de 10 años de edad.”

Fuente Pregoneros de Mell Zerep

Los comentarios están cerrados.