Fray Pedro Pardo de Figueroa, biografía

Autor: admin

I Arzobispo de Guatemala
Edificador del Santuario de Esquipulas

Pedro Pardo de Figueroa nació en Lima Perú en el año 1683, en una familia noble. Su padre, el General don Bernardo Pardo de Figueroa y su madre Margarita Luján de Acuña. Don Bernardo era hijo de Baltasar Pardo de Figueroa, caballero de la Orden de Santiago, natural de Betanzos y de doña Juana de Sotomayor, natural de la villa de la Plata en el Reino del Perú. Uno de los tíos de Pedro Pardo de Figueroa llegará a ser Virrey de la Nueva España, el General de artillería Juan de Acuña, Marqués de Casafuerte. Entre sus demás familiares cabe destacar a su hermano, el literato José Pardo de Figueroa, Marqués de Valleumbroso, autor de cartas a Feijoo y a Mayáns.

De su juventud y formación académica los datos son muy escasos. Sabemos que entró a la Orden de los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula en el hospicio de la capital peruana. En 1729 fue designado Superior del convento de Lima. Pasó a España, donde el Cardenal Aldo Brandini lo nombró teólogo y examinador de la Nunciatura.

En septiembre de 1735, el monarca español lo presentó para el Obispado de Guatemala. En diciembre de ese mismo año se emitieron las correspondientes bulas de su nombramiento. Fue consagrado Obispo en la Ciudad de México en septiembre de 1736 y el 22 de septiembre del año siguiente hizo su entrada pública en la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

Durante sus 14 años como Pastor de la Iglesia de Guatemala recorrió varias veces todo el país y dejó siete volúmenes de actas que atestiguan sus visitas a las distintas parroquias de Guatemala. (en total suman 2,417 páginas)

Su devoción al Cristo de Esquipulas – culto que recibió un reconocimiento oficial cuando Pardo de Figueroa dijo que este Cristo le había curado de una enfermedad contagiosa – le movió a emprender la edificación del Santuario que alberga la imagen del mismo nombre. La construcción arrancó en el año 1740 bajo la responsabilidad del arquitecto Felipe de Porres, aunque el diseño pudo ser de su padre Diego.

A finales de 1743 logó que la Iglesia de Guatemala fuera elevada a la dignidad de Arzobispado, siendo nombrado Primer Arzobispo de Guatemala.

A finales de 1750 se sintió gravemente enfermo y durante una visita a Esquipulas, para supervisar los trabajos de edificación de su anhelado Santuario, entregó su espíritu al Señor. Era el 2 de febrero 1751, sus restos mortales recibieron sepultura en la Iglesia de Santiago de Esquipulas. El Santuario de Esquipulas fue bendecido el 4 de enero 1759 y el 18 de enero del mismo año fueron trasladados sus restos mortales de la Iglesia de Santiago (antiguo Santuario del Cristo de Esquipulas) al nuevo Santuario de Esquipulas, siendo depositados a los pies del Altar mayor, cumpliendo así su deseo último de estar a los pies del Milagroso Señor de Esquipulas.

En ocasión de los 250 años de Bendición del Santuario de Esquipulas (1759-2009) se le rinde un homenaje de gratitud al artífice y visionario pastor que mandó a edificar la hoy por hoy MARAVILLA DE GUATEMALA.

Por Padre Hugo David López Hernández OSB

Catgorías: Religion