Serenata al Señor de Esquipulas

Autor: nicorleone
Serenata al Señor de Esquipulas

El 15 de enero, se celebra el 252 aniversario del traslado de la venerada imagen del Cristo Negro, El Señor de Esquipulas desde su antiguo templo (hoy Parroquia Santiago) a su majestuosa basílica el 6 de enero de 1759, cuando se inició la Novena al Señor de Esquipulas la cual terminó el día 15, fecha que se institucionalizó, con el paso del tiempo, como el Día del Señor de Esquipulas.

La venerada imagen fue esculpida en la Antigua Guatemala por el escultor portugués Quirio Cataño y fue traída a esta ciudad el 9 de marzo de 1595, fecha que los nativos de esta tierra celebran como celebración propia y comparten el festejo con vecinos de pueblos de la comarca.

Anoche, miles y miles de peregrinos abarrotaron la explanada del parque de la basílica para presenciar la tradicional serenata al Señor de Esquipulas.

Tal como reza el himno del Milagroso Señor de Esquipulas, escrito por el cantor del paisaje José Ernesto Monzón:

Desde Honduras y de Nicaragua
Viene gente cruzando caminos,
Son muchísimos los peregrinos
Que visitan el templo sagrado.

Delegaciones de México, El Salvador, Honduras, Costa Rica y hasta de Europa ingresaron al parque dando vítores, mientras en un templete se realizaba un programa artístico. Al mismo tiempo, en el atrio el noticiero televisivo NOTI7 se trasmitía en directo a nivel  nacional por canal 7, por canal 429 de DIRECTV para los estados unidos y al resto del mundo por internet a través de www.esquipulas.com.gt con la señal de INTERcable.

A la media noche, al vuelo de las campanas, tal como dice la canción:

Mexicanos que vienen cantando
Como vienen los salvadoreños
Y al repique de alegres campanas
Todo el mundo comienza a rezar.

El fervor de la gente, la emoción contenida, iluminados por miles de luces pirotécnicas explotaron al unísono para cantar las mañanitas al Milagroso Señor de Esquipulas.

Al finalizar el emotivo festejo, se dio paso a la celebración eucarística de la primera misa del Día del Señor de Esquipulas, de las muchas que se celebrarán este día.

GALERIA FOTOGRAFICA EN FACEBOOK

[galleryview id=258]

4 Comentarios

  1. Henry Sac dice:

    Es imprecionante la cantidad de personas devotas, a pesar de la crisis económica con que los chapines nos afrontamos día a día; pero lo más importante es tener fe en el creador y en el milagroso señor de Esquipulas.

  2. Nathalie Landaverry dice:

    definitivamente… se eriza la piel de ver tanta alegria en mi querida tierra… feliz cuumple negrito liindo…!!! felicidades Esquipulas una hermooosa celebracion…!!!

  3. freddy dice:

    si y a pesar que esquipulas esta lleno de protestantes nomas que ellos no se dan cuenta que por el cristo negro es que comen……..

  4. nicorleone dice:

    Desde la madrugada de ayer, el ambiente era de fiesta en Chiquimula, pero en especial en los alrededores de la Basílica de Esquipulas, en donde los devotos formaban largas filas para cumplir con la tradicional visita del 15 de enero.

    En la entrada se observaba a personas de todas las edades: niños, jóvenes, adultos, familias completas y adultos mayores.

    “Tengo a mi esposa enferma, y pido al Señor que me la sane pronto”. “Estoy sin empleo, y tengo fe en conseguir pronto uno con la bendición del Cristo Negro”. “He obtenido tantas bendiciones, que cada año vengo este día a dar gracias por la abundancia y prosperidad que he recibido en mi hogar”. Esos fueron algunos testimonios de los fieles que esperaban ingresar en la Basílica para venerar la milagrosa imagen.

    Los visitantes provenían de diversos lugares, como Playa Grande, Ixcán, Quiché; Sololá, Petén, Izabal y la capital.

    También llegaron de México, El Salvador y Honduras. La devoción al Cristo Negro está tan arraigada en la región centroamericana que se ha denominado a Esquipulas capital de la fe, pues según datos oficiales, es visitada por cuatro millones de personas cada año.

    Francisco Ambrosio llegó de Petén en autobús, con toda la familia. Está en Esquipulas desde el jueves último, y duerme en la calle, en una especie de tienda de campaña. Por la noche soportó una llovizna, y el frío de las últimas horas, pero no le importa, indicó sonriendo.

    Manuel de Jesús también es guatemalteco, pero está más acostumbrado a ese peregrinaje. Él va todos los años. Esta vez lo hizo en autobús, junto a su esposa e hija.

    El pasaje les costó Q100 desde Sololá. “Llegamos el mero día, y nos vamos por la noche. Tan solo venimos a adorar a Cristo y a visitar la cueva”, comentó.

    La Cueva de las Minas no es como la Basílica, pero también es un sitio muy visitado por los peregrinos. Allí se forma una fila interminable.

    “La Cueva es una tradición maya”, comentó Leoncio Martínez, mexicano que viajó desde Oaxaca.

    “Es una experiencia única a la que viene gente de todas partes. Nosotros somos de México, y hemos hecho una semana de viaje; pero no somos los únicos”, aseguró.

    Al entrar en la Cueva, el humo lo llena todo, y dificulta la visibilidad. Ahí la gente reza de rodillas y pide por la paz.

    En los alrededores del templo se ubican ventas de sombreros adornados con los tradicionales “gusanos” de colores, comida, artículos religiosos y adornos.

    Tomado de Prensa Libre