Tono Cerón, orgullo esquipulteco

Autor: admin

El 13 de noviembre de 2005, escribí un pequeño reportaje sobre la restauración del Reloj de la Parroquia.

En esa fecha, Tono Cerón no imaginaba que su conocimiento iba a hacerlo viajar a una de las más memorables tareas de su vida.

Hace unos días él y yo hablamos y me contó la extraordinaria experiencia que fue para él el haber restaurado uno de los relojes mas antiguos del mundo.

Ahora transcribo un reportaje sobre esta extraordinaria faena.

Comayagua/San Pedro Sula; La Prensa, 07.05.2007. Las campanadas del histórico e invaluable reloj de la catedral de Comayagua se extrañan en la antigua capital de Honduras. Esa pieza de gran valor histórico se detuvo en el tiempo y sus manecillas dejaron de girar desde septiembre del año 2006.
Ahora las autoridades del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, Ihah, junto con la municipalidad y el Comité Cultural Comayagüense trabajan para que de nuevo la hora en la catedral sea expuesta con una pieza que según datos del Ihah tiene de dar esa función casi 700 años.

imagen_imagelarge3 Labor
El arquitecto Raúl Rubí, encargado de la oficina del Centro Histórico de Comayagua y representante del Instituto Hondureño de Antropología e Historia en la ciudad, informó a LA PRENSA que para recuperar el cronómetro se definió un proyecto desde inicios del presente año.
"Producto del escaso e inadecuado mantenimiento que ha tenido el reloj a través del tiempo, el año anterior dejó de funcionar definitivamente y por ello ahora estamos en la tarea de recuperarlo para que continúe prestando su función", dijo.
Rubí informó que para el proyecto se destinó un fondo inicial de 50 mil lempiras aportados por la alcaldía, más un monto otorgado por el Comité Cultural Comayagüense. De ser necesario ampliar el presupuesto, el Ihah y la municipalidad se encargarán de cubrirlo.
En Honduras, según el arquitecto Rubí, no encontraron persona capacitada para recuperar esa pieza, por ello se contrató al guatemalteco, Antonio Zerón.

imagen_imagelarge2 Valor
Zerón señaló que el reloj es una pieza con mucho valor. "éstos son los famosos Monumentales de Torre; son relojes especiales construidos para edificios grandes y lo importante aquí es que éste se ha mantenido por tantos siglos.
De América sin lugar a ninguna duda que este reloj es el más antiguo dando la hora y podría ser que se nos dé la sorpresa algún día, que sea el más antiguo funcionando en el mundo". Ésta sería una tarea que el mismo Ihah debería investigar.
Zerón explicó el tipo de trabajo que se realizó para fabricar el reloj en la época de la invasión de los Moros.
"Estas piezas no son hechas con torno ni con fresa ni con aparatos contemporáneos; toda la maquinaria del reloj se construyó de manera artesanal. Es trabajo de herrero con almádana; las varillas se redondearon calentando el material y dándole línea a fuerza de golpes, por ello tiene formas rústicas".

imagen_imagelarge5 Ardua labor
El reloj fue desmontado de la torre en el mes de mayo. Se están restaurando algunas piezas que por el mal funcionamiento estaban desgastadas y se está corrigiendo la falla que tenía.
La restauración ha sido una tarea difícil, según el técnico chapín. "Quiero corregir hasta el último detalle; no podemos dejar mal hecho ni lo más mínimo para que cuando el reloj quede en marcha, funcione de lo mejor posible".
A pesar de que ya van más de dos meses de trabajo, aún no se tiene una fecha exacta para que los trabajos finalicen. Se estima que el proyecto se tarde aproximadamente un mes más.
El reloj es invaluable, es patrimonio nacional. La chapa externa, donde se marcan las horas, se cambió debido los estragos causados por el paso del tiempo, no es la original, pero los expertos señalan que no es ésta lo que representa el valor del reloj, sino el mecanismo de funcionamiento, que sigue siendo el original.
A lo largo del tiempo el reloj ha sufrido algunos cambios, pero no afectan su valor histórico. "La anterior chapa estaba totalmente deteriorada, pero tampoco era la original; posiblemente ésa haya desaparecido cientos de años antes" dijo Rubí.
Lo importante es que en Comayagua se está luchando por cuidar el patrimonio cultural y si los trabajos marchan bien, quizás dentro de poco, mientras usted esté leyendo otro artículo en Diario LA PRENSA, las campanas de la catedral en la antigua capital hondureña estén sonando, no sólo para dar la hora, sino para anunciar que allí se mantiene viva la historia.

imagen_imagelarge2 Historia
Según la historia, el 8 de diciembre de 1586 se colocó el reloj en la torre de la catedral de Comayagua, que en ese entonces era la iglesia
La Merced. Posteriormente se trasladó a la nueva catedral, aproximadamente en 1715. También se afirma que fue un regalo del rey Felipe II a fray Jerónimo de Corella; y que el reloj lo fabricaron los árabes en Sevilla en 1374 y fue dejado en el palacio de La Alambra en Granada. Se trajo de España a La Habana, luego lo llevaron a Trujillo y de aquí a Comayagua.
Se comenta que es el tercer reloj más antiguo de toda la Europa cristiana y el más viejo de dar la hora en América.

_____________________________________________________________________

Hoy volvió de Santa Rita de Copán de restaurar el reloj antiguo de ese lugar.

Su peculiar habilidad y su larga experiencia lo hacen el mas calificado conocedor de estas antiquímas maquinarias.

Catgorías: Noticias

4 Comentarios

  1. La muerte dice:

    Que gusto saber don Tono que a podido lograr su objetivo y dejar huela ante semejante monumento histórico.

  2. Claudia Hernandez dice:

    Mis sinceras feliciaciones al senor Tono Ceron por tan linda labor y porque una vez mas hace algo que hara historia en mucho tiempo gracias y en hora buena.

  3. lilian dice:

    Padrino Felicitaciones me da mucho gusto que se le reconozca en esquipulas su grandes habalidades, que Dios lo cuide y lo bendiga

    con carino

    Maritza

  4. Arturo Dardón dice:

    Hay que reconocer la capacidad y habilidad que tiene don Tono Cerón en este tipo de trabajos. El se ha encargado de la reparación, mantenimiento y darle cuerda al reloj alemán que está instalado en la Parroquia Santiago de Esquipulas y eso le da la solvencia para este nuevo trabajo en Comayagua.
    Que orgullo para Esquipulas que un esquipulteco trabaje en Honduras realizando una tarea tan interesante.
    Deseo de todo corazón que todo el trabajo sea un éxito.