Quienes Somos

Nicolás Rodríguez

Nicolás Rodríguez

Amanecía un NUEVO SIGLO: año nuevo 2000, la serie de celebraciones en todo el mundo transmitidas por televisión por cable, de las cuales me impresionó la de SIDNEY, Australia; ponía en mi mente un sueño que estuviera a la altura de la cobertura mundial de lo que estaba aconteciendo.

Luego de 21 largos años de vivir fuera de Esquipulas, salvo las fugaces visitas a mis padres, por azares del destino, de nuevo estaba viviendo en mi querida Tierra Santa de América y reposicionaba mis piezas en el tablero de la vida para trazar una nueva estrategia de cara al futuro.

Luego de vivencias traumáticas y de haber sobrevivido a un Cáncer Terminal, del cual soy un sobreviviente, gracias a la intervención divina con la ayuda de los médicos del Methodist Hospital de Houston, del USC Hospital de Los Ángeles CA, al apoyo de mi amigo Alex Erazo, de mi comadre Lissette Aguirre y a las invaluables muestras de cariño y solidaridad de mi familia y de cientos personas, que durante largas horas abarrotaban los pasillos del Hospital Nuestra Señora del Pilar, tenia ante mi un nuevo horizonte y una nueva oportunidad de vivir.

Lo mas doloroso de aquel acontecimiento, talvez fue la perdida total de la voz, que gracias a los avances de la tecnología y valiéndome de un ELECTROLARINX

que me hacia mas parecerme a ROBOCOP cuando hablaba, hacía menos doloroso recordar mis años mozos en los que siendo estudiante de bachillerato del Liceo La Salle de Chiquimula, era asiduo concursante de Oratoria y Declamación de los eventos que se realizaban a nivel nacional en la Perla de Oriente.

La vida me ubicaba en otro terreno, diferente a mi habitual cargo de Ejecutivo de Rutas Orientales que durante más tres lustros había desempeñado; tenía que redireccionar mi batería hacia objetivos inciertos.

Al hacer un recuento de mis bienes, eché mano de mis años de estudio de Ingeniería de Sistemas en la URL, cuando nadie en Esquipulas pensaba hacerlo (era el año 1979). Y decidí cambiar mi vieja IBM PS2 por una Pentium II de 380 Mhz, para actualizar mis conocimientos sobre la nueva tecnología informática.

En esos quehaceres, incursionando en Internet a través de mi línea telefónica, lo cual me salía carísimo, nació en mí la idea de un website de Esquipulas.

Aunque mis conocimientos sobre programación y análisis de sistemas me permitían comprender estos aspectos tecnológicos, no contaba con los recursos técnicos para hacerlo y busqué entre esquipultecos amigos un consenso para realizar el sueño de esquipulas.com, pero aunque muchos mostraban entusiasmo, no encontré eco para echarlo a andar.

A principios de 2004, los propietarios GLOBAL (un cibercafe) en Esquipulas le comunicaron a mi hermano Tono, su intención de vender el negocio, el me invitó a participar y creo fue una de los acontecimientos que mas me ha alegrado.

Así nació Global Business, una pequeña empresa donde potenciaríamos el Internet como herramienta, haciendo uso de nuestros conocimientos en fotografía y video digital poniéndonos al ritmo del mundo moderno al servicio de los esquipultecos.

De nuevo retomé la idea del website de Esquipulas, ahora que tenía mi propia conexión de Internet y decidí hacerla realidad, impulsado por la voluntad y la inspiración de mi hijo Carlos Alberto.

Por no tener conocimientos en diseño web, ni en programas especiales para ese fin me di a la tarea de buscar alguien que me ayudara.

En esos días me encontré con www.chiquimulaonline.com , me gustó el concepto y el diseño de ese website. Tuve la suerte de conocer a uno de sus creadores: Mario Guevara excelente profesional y calificado webdesigner con amplio sentido de estética y experiencia en el manejo de software para ese fin; le conté mis intensiones y el amablemente accedió ayudarme.

Solo que me encontré con un PEQUEÑO PROBLEMA: todos los dominios (domains) que relacionaban a Esquipulas, habían sido adquiridos por terceras personas. Eso me desilusionó un poco. Había adquirido www.cristodeesquipulas.com , pero por recomendación de expertos, ese dominio (nombre) no era el apropiado. Luego de meses de negociar y buscar, logré adquirir en dominio www.esquipulas.com.gt y esto me ponía de nuevo en la jugada.

Para esos días, gracias a Mario Guevara, ya me había convertido en asiduo colaborador de www.chiquimulaonline.com y nuestros objetivos encontraron un sinnúmero de coincidencias por lo que con su ayuda pusimos en marcha esta ventana abierta de Esquipulas para el mundo.